viernes, abril 05, 2013

El transcurso de la Guerra de la Independencia en El Bierzo, aspectos militares y sociales.


 «El 24 de abril de 1808 los habitantes fieles de León gritaron: mueran los franceses»
Tras aprovecharse de las desavenencias internas  -entre el partido fernandino, Carlos IV y Godoy- Napoleón, engañando sus objetivos con la toma de Portugal, pasa a ocupar fácilmente España, aprisionando a la Casa Real en Bayona.
León sería uno de los primeros lugares en que se produjo la sublevación popular contra el francés, al poco de llegar las primeras noticias sobre lo sucedido el Dos de Mayo en Madrid y las órdenes llegadas de someterse a un cambio de dinastía hacia el 27 de Mayo de 1808 se producen fuertes disturbios y algaradas que fuerzan a unas dubitativas autoridades civiles y nobleza a adherirse a la sedición. Un grupo de patriotas al margen de las autoridades redactan la llamada “Proclama de León”, antinapoleónica, que un estudiante hace llegar a Galicia donde origina el alzamiento de esta región. La Junta de León se une a Asturias en su rebelión, adelantándose pues a Galicia y Castilla.
Estos impulsos a nivel general parten en primer lugar de la pequeña burguesía liberal y el partido fernandino (que estaba preparando una conspiración pero se le adelanta el impulso popular) a los que se adhieren pronto el pueblo llano y en segundo lugar el clero.  Una interminable crisis económica, el alza de la inflación y fiscalidad junto con la prolongada crisis política tras los sucesos del motín de Aranjuez así como la presencia amenazadora de 100.000 soldados franceses causan que estos sectores pugnen por la defensa del trono en la figura de Fernando VII y la expulsión del ocupante.
A pesar de no contar la provincia con tropas regulares y encontrarse en la cercana Palencia un acuartelamiento francés, pronto se decide formar milicias y las llamadas Juntas de gobierno. Se busca la figura del comandante militar de Castilla Gregorio de la Cuesta que aunque inicialmente dubitativo pronto se suma a la causa y sería una pieza clave en el discurrir de posteriores acontecimientos. A su vez se propone el mando también de un capitán retirado originario de Cortiguera del Bierzo, Tomás Sánchez que pone reparos a los altos puestos que se le ofrecen aunque accedería a hacerse cargo de una División de Voluntarios del Bierzo en formación, también figura importante aunque en forma bastante negativa. También sería relevante la figura de otro militar retirado, el coronel Don Leandro Ossorio Quindós, de San Juan de la Mata, que a pesar de su quebrantada salud se pondría al cargo de unidades militares para al poco tener que ceder el mando a sus hijos Antonio y Francisco que establecerían la lucha de guerrillas en el Bierzo.
Igualmente se establecen las Juntas Provinciales y locales, entre estas últimas la de Villafranca en la que surgen diversas desavenencias con el resto de órganos, pronto entra en choque con la de Galicia al mostrarse contraria a la política defensiva de esta que buscaba asegurar solamente el Noroeste sin entrar en acciones ofensivas en Castilla, de este modo al hacerse Villfranca con dos millones de reales sustraídos a los franceses que los llevaban a los arsenales de Ferrol se niega a dárselos a la de Galicia y servirán posteriormente para aprovisionar al marqués de la Romana. Así mismo defendiendo la autoridad del capitán general de Castilla Gregorio de la Cuesta contra la autoridad discrepante de la Junta de León en voz de su Presidente Antonio Valdés, también esta Junta reclamaba el dinero incautado a los franceses que los villafranquinos se negarán a entregar y posteriormente utilizarían para sufragar los movimientos del ejército de Galicia hacia Castilla. Otra tensión fue su rechazo a la autoridad de Tomás Sánchez pese a ser berciano y preferían a Don Leandro Ossorio Quindós, al que finalmente pondrían al cargo de sus levas. Igualmente surgurían conflictos entre la junta local de Villafranca y Ponferrada por primacías en el mando. Por todo ello la localidad berciana se vería carente de diputado representante en la Junta del Reino de León durante buena parte del conflicto.
El reclutamiento de milicias comenzaría pronto, sin embargo el fervor patriótico aun siendo elevado no lograría las cifras esperadas de 8000 combatientes, entre otras cosas a causa de la perentoria organización y autoridades militares que garantizaran la recluta. Sólo se lograría armar a unos 2400 leoneses. En el ínterin se producirían algunos desórdenes entre la tropa lo que haría que la entrega de armas se decidiera retrasar. La falta de tropas profesionales era acuciante, contando sólo con un puñado de oficiales de carrera y viéndose obligados a ascender al grado a jóvenes de las familias burguesas o hidalgas de la provincia, sin experiencia militar alguna, en confianza de que serían respetados por una tropa mayormente formada por paisanos iletrados.
Estas tropas formarían tras cuatro semanas de instrucción tres tercios de infantería entregados en Benavente al general Cuesta desde donde se dirigirían con el resto de tropas de los ejércitos de Galicia y Castilla a la infausta Batalla de Medina de Rioseco el 14 de Julio de 1808 donde formarían las unidades bercianas puestos de vanguardia, especialmente el llamado batallón de Clavijo –por llevar este pendón medieval-  formado mayormente por bercianos y maragatos al mando del berciano Mariano Baeza. Las inexpertas tropas españolas serían batidas con facilidad por los franceses, mayormente por discrepancias en el mando entre Cuesta y Blake que se retirarían uno a Salamanca y el otro al Bierzo y Galicia, el batallón de Clavijo lograría defender la retirada y salvar su artillería.
Tras el descalabro cundiera el pánico, retirándose la Junta de León a Ponferrada y desertando el 60% de los restos del ejército. Sin embargo justo a tiempo llegaron noticias de la victoria de Bailén (22 de Julio 1808) por el ejército de Andalucía del General Castaños. Los franceses que estaban a punto de entrar en Astorga deciden retirarse más allá del Ebro, huyendo Jose I de Madrid. Así mismo el gobierno británico envía desde Asturias 5 millones de reales para equipar una división de voluntarios en León.
Reiniciándose con ello un nuevo proceso de alistamiento no exento de problemas ante nuevas discrepancias entre el General Cuesta y Antonio Valdés, y las abundantes exenciones a la hora de escoger los reclutas cuyos ánimos se enfriaban a la hora de partir a la guerra conduciendo a algunas deserciones y amiguismos. Se fijaría un nuevo cupo inalcanzable de 10000 reclutas de los que se reclutarían 6000, aunque con el dinero británico se lograría la confección de gran número de uniformes que dieran aspecto menos bisoño a los soldados. Se llegó a realizar un uniforme especial para el 5º regimiento de Voluntarios de León, reclutados en el Bierzo.
Estos voluntarios serían enviados en septiembre de 1808 al Ebro tras largas marchas, al paso del puente de Logroño donde debería en el plan del Consejo de Generales de Castaños colaborar en una supuesta táctica de rodeo y flanqueo de los franceses, aunque al final sólo se decidiría la defensa del puente y vados. El 5º Regimiento Berciano estaba a las ordenes del veterano Leandro Ossorio y compuesto de 1300 hombres aunque muy falta de oficiales. El también berciano Tomás Sánchez despreciado por la Junta de Ponferrada en beneficio de Leandro Ossorio, sin embargo recibiría el mando del 3º regimiento formando por voluntarios de Astorga. Al llegar a Logroño, Cuesta decide no formar una División Leonesa dada su escased de tropas integrando estas y dispersándolas entre diversas unidades del ejército de Castilla. Precísamente nuevas desavenencias de Cuesta con Antonio Valdés (de la Junta de León), provocaron el encarcelamiento de aquel en Aranjuez, lo que provocó una gran bajada de ánimos en el ejército castellano cuyos oficiales adoraban al veterano general. Se integrarían en el ejército del Centro de Javier Castaños y bajo el mando de un nuevo general, inexperto Juan Pignatelli que llevaría la campaña al desastre y a la prematura disolución de sus ejércitos.
Por el lado contrario un furibundo Napoleón, el  mismo se puso al mando de su ejército trayendo consigo a sus más expertas unidades procedentes de la frontera austríaca lograría batir a los ejércitos españoles apostados en el Ebro sin mayores dificultades. En el sector de Logroño se aprestaron unos 10000 soldados imperiales para tomar el puente. Uno de los vados cercanos, el del llamado Molino de Assa (El Cortijo, La Rioja) era defendido por la unidad berciano-astorgana al mando de Tomás Sánchez junto a tropas sorianas que se distinguieron en su defensa durante tres días hasta que un atemorizado Pignatelli (27 de septiembre) decide aun invicto una apresurada retirada y evacuación de Logroño sin siquiera destruir el puente para no alertar a los franceses. Los franceses se aperciben pronto y no se produce una desbandada gracias a la cobertura de la retirarada por el general leonés Castañón. En la retirada también se distinguen los esfuerzos de las tropas bercianas de Leandro Ossorio.
Castaños recibe furioso estas desalentadoras noticias y ordena la disolución de los regimientos de nueva creación del ejército de Castilla. La vergüenza de volver así a León y el temor de ser detenidos como desertores hará que muchos se resistan a regresar.  Algunos alistados de la antigua división leonesa van pasando a otros cuerpos como el caso del regimiento berciano que es dispersado entre una unidad formada por andaluces, causándoles esto desmoralización y deserciones. Con todo ello Tomás Sánchez lograría que se deshiciera esta equivocación y se formó un único regimiento de Voluntarios de León, aunque Sánchez no volvería a tener ningún mando regimental en la guerra.
A la toma de Madrid por Napoleón sigue una conocida campaña entre finales de 1808 y comienzos de 1809 persiguiendo Soult al ejército expedicionario de Moore que conduciría a la desolación desde Benavente a Piedrafita, quedando el Bierzo inerme a la invasión francesa. Una violenta sublevación de los gallegos conduciría a los franceses a retirarse a León tras seis meses intentando someter la región. También en el Bierzo los restos de los ejércitos forzosamente licenciados o derrotados forman la base de un grupo de partidas guerrilleras organizadas por los hijos de Leandro Ossorio que falto de fuerzas y salud se retira, son los llamados “Tiradores Francos del Bierzo” que son reconocidos por la Junta de León. Así mismo La Romana  reconquista Villafranca el cual anima a los guerrilleros a continuar, posteriormente como recompensa estos cuerpos guerrilleros son ascendidos a unidad militar, el cuerpo de Tiradores del Bierzo. Tomás Sánchez trataría de volver a aparecer en escena y vengativo, vierte cizaña contra La Romana, siendo de nuevo desautorizado.
Entre las acciones más importantes de este cuerpo de tiradores francos se encuentra la captura de la guarnición de Congosto el 10 de marzo de 1809, y la liberación de Bembibre y Portazgo de la Torre. También la escaramuza del campo de San Bartolo en Cacabelos en la que logran causar 37 bajas a los franceses del mariscal Ney aunque acaba en tablas, o la del lugar de Torre en que capturan varias vituallas. Es importante para conocer estos hechos bélicos los manuscritos conservados en San Pedro Castañero, escritos por su párroco.
También conocemos de terrorismo contra la población civil por las tropas francesas como en el propio San Pedro Castañero el 27 de Junio de 1809 en que asesinan al cura y varios paisanos, prendiendo fuego al pueblo.
Los Tiradores del Vierzo  participarían en la expulsión de los franceses de la Bañeza (agosto 1809) y serían los primeros en entrar en el puente de Cebrones sobre el Órbigo como adscritas a la división de vanguardia del nuevo Ejército de la Izquierda (que sustituía en denominación entre otros al de Galicia).
Napoleón ordenara una nueva invasión de Portugal y acabar con la resistencia española, mandando a las bregadas tropas de Junot procedentes de Bohemia, sus objetivos principales son Astorga y Ciudad Rodrigo para aclarar el paso a Portugal. Astorga también era una ciudad importante para el mando español ya que daba acceso a aprovisionarse del trigo castellano al ejército gallego y aseguraba mejores comunicaciones asi como animar a la Junta de León en su resistencia. El capitán de Asturias, Galicia y León, Nicolás Mahy, envía por ello a sus mejores unidades a la defensa de las murallas antiguas de Astorga (poco resistentes al fuego de artillería moderna) comandadas por el gobernador JM Santocildes, unos 2700 hombres entre los que se cuentan las compañías de Tiradores del Bierzo. La ciudad actuaría durante meses como rompeolas ante los franceses, en todas las acciones de defensa y avituallamiento que llegaron a llevar hasta Benavente participaron los Tiradores. En Marzo 1809 llega el propio Junot cerrando totalmente el sitio, sellando el destino de la ciudad. Tras un día entero de bombardeo que es oído incluso en León ciudad, abre una brecha que conduce a la rendición de la plaza el día siguiente 21 de Abril de 1809. Los españoles sufrirían unas 60 bajas y varios centenares los franceses. Las tropas españolas son hechas prisioneras y mandados al cautiverio a Francia, sin embargo en una gran evasión muchos logran escapar (40% de soldados y 60% de oficiales) entre ellos varios de los hijos de Leandro Ossorio (menos Antonio que permanecería en Francia hasta 1814) y regresar al Bierzo donde reformarían los Tiradores del Bierzo y se mantendría a raya a los franceses en Foncebadón y el Manzanal durante el resto de 1810.
Sin embargo una reorganización de las unidades de pocos efectivos conllevaría la disolución de esta unidad berciana que se reintegraría en el regimiento de Voluntarios de León en 1811 cuerpo que sería integrado en su mayor parte por gentes de la comarca, al ser la única libre de ocupación francesa. Con su experiencia colaborarían en la recuperación de Astorga en 1812 tras otro asedio en un camino que conduciría a la victoria final en 1814.

Mayor información en: INICIO DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA EN EL BIERZO Y LAS TROPAS BERCIANAS DURANTE EL CONFLICTO. Arsenio García Fuertes. Revista del IEB 2008.

De la misma temática en este mismo blog ver más resumido: 1808: El Batallón de Tiradores del Vierzo

9 Comments:

Blogger Anonymous said...

"Your web page is great."

Buy Custom Logo

septiembre 02, 2019 10:20 a. m.  
Blogger Kate Williamson said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

noviembre 11, 2019 6:23 a. m.  
Anonymous Anónimo said...


Keep up the good work! Check out latest deals and offers at RetailEscaper

noviembre 25, 2019 6:06 a. m.  
Blogger couponrax said...

great work excellent Couponrax

febrero 20, 2020 11:54 a. m.  
Blogger pickthecoupon said...

Lovely post enjoy a lot. We provide many deals and discount offers at every store
Please check the given link promo Code

junio 13, 2020 8:10 a. m.  
Blogger Haris said...

Interesting logo design! buy a logo with 59% off.
Custom Logo

abril 09, 2021 12:01 a. m.  
Blogger Harry said...

Hello'
Do you want a perfect logo design for your business? buy a logo 6O% Off. I hope You'll be satisfied with us.Logo Designer

abril 23, 2021 2:23 a. m.  
Blogger Jhone linen said...

Amazing post.
buy logo

abril 24, 2021 3:51 a. m.  
Blogger mir said...

Hey if you are a logo designer or web designer so this blog is really helpful for you to like for me!
have an interest in custom web designing or logo designing check the link out then?
Logo Designers

abril 28, 2021 9:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home