sábado, mayo 26, 2012

La Cruz de Peñalba

 SÍMBOLO DEL BIERZO CON CUERPO DE LATÓN PERO SIGNIFICADO HISTÓRICO
Mucho se ha hablado sobre el símbolo por antonomasia del Bierzo, pero quizás no tanto sobre su directo origen y naturaleza, perdido entre las brumas de una remota época que todavía podemos vislumbrar si leemos los gastados bajorrelieves que la decoran.
Corría el siglo X cuando el diminuto todavía pero pretencioso Reino de León trataba de sobrevivir ante los embates de enemigos muy poderosos, no sólo otros estados cristianos si no también el poder del Califa de Córdoba que comandaba un floreciente y unificado reino musulmán. Cuando llegaba al trono Ramiro II el Reino se encontraba dividido en luchas intestinas y pagando diezmos al Islam (entra aquí el Mito del tributo de las Cien Doncellas). Este rey guerrero cambiaría ambas cosas y durante su reinado se decidiría el futuro de hispanorromanos y cristianos, el cual pendía de un hilo.
El poderoso Abderramán III había decidido acabar de una vez con los reinos norteños que se negaban a pagar tributos y habían traicionado los tratados anteriores, ante lo cual se pone en cabeza de un enorme ejército -gazat al-kudra o campaña del supremo poder o la Omnipotencia en las fuentes árabes- que sin embargo sería  totalmente derrotado en última instancia por un desesperado Ramiro II, con ayuda de Fernán González de Castilla, García Sánchez I de Navarra así como tropas aragonesas. Sería en la Batalla de Simancas (939) una de las batallas clave y más grandes de la Alta Edad Media europea, aunque muy desconocida.
Tamaña victoria sería asociada a lo sobrenatural por lo salvífico del momento y lo sorpresivo: pronto se tejieron leyendas de que el mismísimo apóstol Santiago en su caballo blanco y San Millán de la Cogolla ayudaron a las huestes cristianas en tan azarosa hora, seguramente un eclipse solar al parecer ocurrido en aquellas jornadas colaboró al surgimiento de estos mitos. Es en este preciso momento cuando se impone el voto a Santiago (“Matamoros”) y se institucionaliza como patrón de las Españas. Comienzan las peregrinaciones a Santiago, la monumentalización del Camino y la adoración a este santo, hasta entonces poco desarrollada, si bien ya se afirma su "ayuda" en la anterior y legendaria Batalla de Clavijo (844), es bien posible que se tratase de una subsecuente mitificación tras los hechos de Simancas.
Y es en este marco en que entra directamente en la Historia nuestra pequeña joya mozárabe de Peñalba, de Santiago como no podría ser de otra manera. Probablemente estas repercusiones que señalábamos al respecto de la Batalla de Simancas incidieran en la coetánea edificación del pequeño monasterio y su iglesia, dedicados por órden de Ramiro al nuevo santo patrón. Y así queda igualmente consignado en el reverso de la Cruz: "IN NOMINE DOMINI NSI / IHU XPI OBONOREM / SANCT IACOBI / APLOSTOLI RANEMIRUS REX OFRT": En nombre de Nuestro Señor / Jesucristo para honra de / Santiago / Apóstol el Rey Ramiro (la) ofrece. 
Es muy posible que el propio monarca y toda su Corte acudieran a una simbólica consagración fundacional de la Iglesia y monasterio de Santiago de Peñalba como agradecimineto al apostol salvador y reconocimiento del nuevo estado de cosas. Recorriendo hacia el año 940 aquellos andurriales de un ya conocido Valle del Silencio -de eremitas visigodos y contemporáneos seguidores del obispo asturicense San Genadio-, momento en que junto a sustanciosas donaciones y tesoros desaparecidos, harían entrega de esta cruz griega patada, de raigambre orfebre visigótica (humilde hermana de la Cruz de los Ángeles de Oviedo) con cuerpo de latón (o azófar como dirían los más remilgados) pero alma de profundísima Historia, como vemos, cuestión que a nuestro entender la hace más valiosa que otras obras más finas.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Muy interesante, gracias

mayo 27, 2012 1:23 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home